Nuevas acciones de sensibilización ambiental para concienciar sobre el consumo responsable en las fiestas navideñas

El Consorcio de Residuos Terra ha puesto en marcha una nueva campaña de acciones de sensibilización ambiental en calle durante el mes de diciembre, enfocada en el consumo responsable durante la época navideña, así como en la prevención en la generación de residuos. La iniciativa comprende 21 acciones de calle, de cuatro horas de duración, que llevan a cabo dos educadores ambientales en los municipios que integran el consorcio.

En estas acciones los educadores ponen a disposición de la ciudadanía puntos itinerantes de información sobre consumo responsable, donde pueden resolver sus dudas sobre la gestión de los residuos domésticos y asimilables de cara a la Navidad, época en la que tradicionalmente el consumo se multiplica. Además, entregan trípticos con contenido de interés sobre cómo gestionar los residuos e informan al público en general sobre las actividades del Consorcio Terra y los servicios que pone a su disposición, como es el caso del servicio de ecoparque móvil.

Para facilitar la asistencia de los ciudadanos a estos puntos de información, y que el mensaje llegue al mayor número de personas posible, estos puestos se ubican en zonas accesibles de los municipios, como los mercados municipales, las plazas de los ayuntamientos o los centros comerciales.

Con esta iniciativa el Consorcio Terra pretende seguir concienciando a la ciudadanía sobre la idoneidad de alargar la vida útil de los productos y reducir por tanto la adquisición de otros nuevos, además de recordar la importancia de evitar el desperdicio alimentario que se suele dar con mayor incidencia en estas fechas festivas.  

La presidenta del consorcio y alcaldesa de Xixona, Isabel López ha destacado que esta iniciativa “Es necesaria y muy importante para que los ciudadanos cambien sus hábitos y sean cada vez más responsables en los que respecta a los residuos. Está en nuestras manos contribuir a que cada vez haya menos residuos. Hablamos del desperdicio alimentario, los embalajes de los regalos, la cultura del aprovechamiento y la reutilización. Debemos fijarnos en lo que hacían nuestros mayores, que todo lo aprovechaban, y así conseguiremos avanzar hacia un modelo real de economía circular y cumplir los objetivos de la Agenda 2030” .